Vinifera
rating: +1+x

"¿Uvas? ¿Qué quieres decir con que alguien me dio uvas?" Olga le preguntó incrédula al Hombre del Jardín.

Se quitó el sombrero y se rascó la cabeza cortésmente. "Un cierto agente de Clase Delta que se enamoró de ti, eso es quién. Estas uvas son de calidad Kaiser, ya sabes. Gasto créditos desbloqueando ese privilegio en su Arsenal Personal de Artículos, solo para ti".

Olga negó con la cabeza, su expresión era agria. "¿Pero por qué uvas?"

Como si fuera una señal, el Hombre del Jardín metió la mano en su abrigo y sacó un trozo de papel. "Creo que me dijo que te leyera esto". Olga se cruzó de brazos.

"Querida Sra. Nikolyukin, hace tres semanas nos asignaron en el mismo grupo de trabajo y me contó sobre la vez que comió las uvas más deliciosas en el viñedo de Tolkov. Es posible que haya olvidado nuestro tiempo a solas, observando que…" la boca del Hombre del Jardin se convirtió en un rectángulo negro, impidiéndole por un segundo hablar. Sus ojos mostraron un destello de irritación. "Pero fue encantador hablar con usted. Estas uvas fueron cultivadas en el mejor jardín de nuestra región. Son una variedad anómala, cien por ciento segura. La más dulce y suculenta de todas. Espero que les gusten".

"Saludos, Václav". Se guardó la carta en el bolsillo. "Entonces, Sra. Nikolyukin, aquí está su regalo". Ofreció la canasta de uvas heladas de nuevo.

Las mejillas de Olga se sonrojaron imperceptiblemente. Ella tomó la canasta del Hombre del Jardín. "Dele las…gracias".

El Hombre del Jardin se inclinó y siguió su camino.


Sirvió al Director Lambridge otra copa de vino. "Cuarto, señor".

Lambridge estaba ocupado concentrándose, y no se dio cuenta de que el Hombre del Jardín vertía el licor rojo borgoña en su vaso, y le añadió un par de cubitos de hielo.

"Hay traición en marcha, agente". El director murmuró. El Hombre del Jardin levantó las cejas al ser erróneamente llamado agente. "Mi agente de Asuntos Internos cree que es uno de mis subordinados inmediatos. Yo también. Están usando su poder para liderar en el resto del personal de mi sitio. Anoche visité sus oficinas. Puedo oler el disentimiento en el aire."

Él guardó silencio.

Lambridge se dio cuenta de su bebida. Olfateó manzanas crujientes, caqui, y la inconfundible base de uva, y bebió pequeños sorbos.


"¡Felicitaciones a todos! ¡Este es nuestro quincuagésimo caso de Anomalías Utilizadas para este año! ¡Las bebidas están por llegar!" El subdirector Petrushev dio tres brindis de la multitud del personal del departamento de I+D reunido en la cafetería.

El Hombre del Jardin y el Agente Paelfang empujaron dos carretillas. Cada uno contenía una nevera llena de todo tipo de bebidas, con una mayoría recién producida en su jardín.

El asistente del director aplaudió. "¡Muy bien, ustedes dos!" Ayudó a Paelfang a llevar las hieleras al lado de la mesa del buffet. Se formó una línea de personal y los dos comenzaron a repartir las bebidas.

Cuando todos se pusieron de buen humor, el Hombre del Jardin se sentó con el Agente Egunov y el Dr. Ilyev. Los dos eran conocidos suyos. No vio la necesidad de socializar aún más en un evento como este. Se sentaron a comer sus almuerzos de la tarde. Su plato tenía filete de pescado a la King, verduras con mantequilla y una rebanada de tarta de queso.

El Hombre del Jardin miró las otras mesas mientras comía. Se encontraban Héctor y Simoun, sentados junto con Vasily Hammond, RTI-918-553/007, haciendo flotar su cuchara con guisantes. En otra mesa, el Dr. Nikolyukin se sentó con otros cuatro investigadores, distante. El Hombre del Jardin notó una caja de plástico transparente al lado de su plato, con algunas uvas adentro.

Al final de otra mesa más larga, vio al subdirector Sokolov. Sokolov observaba la reunión alrededor del resto de su mesa, mirando la escena con una cara inexpresiva y ligeramente distante.

Petrushev estaba en el centro de la reunión, contando chistes y haciendo reír a los investigadores en voz alta. Algunos ya estaban borrachos.

El Hombre del Jardin pensó que podía ver a un par de investigadores compartir miradas mientras Petrushev continuaba hablando. Luego hubo otro par. Uno de los investigadores tenía una sonrisa en su rostro que duró solo un segundo. Aplaudieron al subdirector mientras terminaba de decir algo aparentemente importante.


Casi ers la noche cuando la fiesta terminó. El Doctor Ilyev y él llevaron al Agente Egunov a un sofá en la sala de descanso de un tercer piso, donde Egunov se acurrucó a un lado.

El Dr. Ilyev se limpió las manos en sus pantalones. Mientras lo hacía, se vislumbró su equipaje de mano.

"Pensé que ya no llevabas tu equipaje de mano". El Hombre del Jardín remarcó. La historia de Ilyev con el arma de fuego en particular, y el portar oculto en general, fue muy desafortunado.

La cara del Dr. Ilyev se oscureció. No ayudó que bebiera tanto como Egunov, por lo que su rostro estaba irritado y ebrio. Las personas que no conocían bien al investigador se habrían disculpado en ese momento, pero el Hombre del Jardin sabía que Ilyev preferiría que le dejaran controlar sus emociones por sí mismo.

"No estoy convencido de que la seguridad de este sitio sea estable". Ilye casi susurró con su voz ronca.

Se negó a hablar más que eso. Ambos intercambiaron despedidas, y el Hombre del Jardín regresó al pasillo.


"¡Oh, hola! Es un gusto conocerte de nuevo".

Se volvió hacia un lado, donde se encontraba el Doctor Morozov. "¡Oh, hola doctor!" El Hombre del Jardín dijo, sonriendo. "Tu regalo fue entregado esta mañana. Parece que le gusta".

"Ah" El Dr. Morozov se detuvo por un segundo, rompiendo involuntariamente una sonrisa. "Ya entiendo, gracias."

EL Hombre del Jardin se inclinó y siguió su camino. Podía oír al doctor exhalar bruscamente detrás de él.


"Oye tu. Detente cuando tu Asistente Director desea hablar contigo". Ordenó la voz de Petrushev.

Se detuvo y se volvió para mirar al hombre corpulento y fornido.

El Director Lambridge había estado leyendo en el salón de los oficiales. Sus ojos eran como los de un mapache cuando se asomó a su lado para mirar a Petrushev, sugiriendo que estaba leyendo documentos muy importantes.

"¿Puedo ayudarlo, Director Petrushev?"

"Tengo una pregunta para ti. ¿Me responderás honestamente?" El asistente del director dijo, jadeando con autoridad.

"Por supuesto, Director".

Petrushev se adelantó. Cuando dio el quinto paso, un grupo de oficiales uniformados entró en la sala. El Hombre del Jardin podría contar doce. Todos miraron fijamente al director.

Lambridge se levantó de su silla y se acercó a su subordinado. Parecía estar ignorando a los otros oficiales. "¿Cuál es el significado de esto, Immanuil?"

La sonrisa del director asistente era venenosa.

"Una muestra del poder del pueblo, Director". Dio un paso adelante, mirando a Lambridge. Lambridge se mantuvo firme en su lugar. "Todo lo que quiero decir es que no durará en su posición. Este sitio debería pertenecer a nosotros. No a usted". Petrushev miró al Hombre del Jardin de nuevo. "Ahora, si me responde amablemente. ¿Quién es apto para la dirección?"

El Hombre del Jardín inclinó la cabeza, cerró los ojos y exhaló, liberando cuidadosamente su irritación para no volver contra él la pequeña multitud de amotinados. Petrushev no sabía exactamente lo que ganaría con su pregunta, pero continuó cavilando autoritariamente al Hombre del Jardin. Él bufó con confianza.

"Mi posición sigue al líder más fuerte". Él respondió. Podía ver los ojos de Petrushev entrecerrados en suspenso. "El Director Lambridge es actualmente el líder con más poder aquí".

Pasaron largos segundos para todos los demás en la habitación. Él solo contó hasta trece. Lambridge no apartó la mirada del ayudante del director, que miró al Hombre del Jardin desapasionadamente. Los oficiales que podía ver miraban a Lambridge. Entonces, Petrushev habló.

"Que así sea." Él dijo, y dio media vuelta y se alejó.

El resto de los oficiales observaron mientras el director miraba a cada uno de ellos, luego desaparecía a sus estaciones también.

Segundos después, Lambridge se fue a su oficina.


El Hombre del Jardin se retiró a sus viviendas personales, cerrando la puerta detrás de él con cuidado. Él sabía que los bloqueos en su lugar no importarían de todos modos, pero una onza de prevención…

Él entró al baño. Se limpió los pies en la alfombra de hierba y entró en la ducha. El agua helada lloviznaba en los arroyuelos mientras él comenzaba a bañarse.

Apenas tuvo un momento para la introspección cuando un golpe sordo vino desde afuera.

Cuando apagó el agua, hubo otro ruido. Al principio, pensó que era solo otra mano, golpeando golpes más pequeños y más erráticos que el primero. Entonces pensó que era más probable un tiroteo.

Se cubrió con una toalla, abrió la puerta del baño e intentó detectar si alguien había entrado en su habitación. No había un alma allí. Él se vistió para la cama.


Al día siguiente, se levantó más temprano de lo normal y salió, llevando solo sus gafas y un maletín de trabajo.

La iluminación del pasillo todavía estaba en su configuración de medianoche.

En el camino, se encontró con el Dr. Ilyev de nuevo. Su amigo pareció sorprendido al ver al Hombre del Jardín, y se enderezó la bata de laboratorio (¿estaba trabajando toda la noche?). Ilye lo ignoró mientras pasaba. Parecía estar inmerso en sus pensamientos.

Después de un rato, el Hombre del Jardín pudo ver el letrero verde colocado en el techo.

"Salida - Jardín"


Era una mañana oscura y nublada fuera de las instalaciones, y esperó a que lloviera y regara las plantas por el. Se sentó en el banco, sosteniendo una bolsa de semillas en su mano izquierda, y pensó en cuándo plantarlas. Su pala estaba apoyada contra un árbol de caqui, esperando que él la usara.

La primera gota de lluvia cayó sobre su sombrero. Una brisa fría flotaba en el aire, como si proviniera de las plantas mismas, suspirando de felicidad. Él saboreó el entorno un momento mas, luego se levantó y volvió adentro.

Otro estado de ánimo entró en la atmósfera de la instalación como cuando la dejó. La gente que había estado pasando lo había estado mirando con frialdad. Sin dudas, fue por la noche anterior. Reconoció a cada uno como los oficiales de Petrushev.

En el camino, se encontró con un Agente Egunov con resaca.

"No te estás sintiendo tan mal, ¿verdad?" Él le preguntó.

Egunov negó con la cabeza medio dormido. "No hay nada de qué preocuparse. Si yo fuera tú, me preocuparía por Ilyev, ¿verdad?" Él rió. El Hombre del Jardin respondió: "Ilyev se veía bien cuando lo vi en el pasillo antes".

Los ojos de Egunov se abrieron como si comenzara a estar sobrio. "¿A dónde se dirigió?"

El Hombre del Jardin reflexionó un momento y respondió: "se fue al pasillo que termina en la entrada del centro de comando".

"No tiene autorización para ninguna de esas habitaciones".

"Excepto por la armería".

El Hombre del Jardín detectó un destello de reconocimiento en los ojos de Egunov, estaba recordando el incidente con Ilyev y su arma de fuego.

Egunov se palmeó los bolsillos, buscando algo. Luego, dijo: "Iré allí ahora y veré si todavía está allí. ¿Me cubrirás?"

El Hombre del Jardin asintió. "Haré mi mejor esfuerzo."


Estaba en la sala de descanso de los oficiales cuando sospecho acertadamente de una emboscada contra él. Al igual que la noche anterior, los oficiales de Petrushev, excluyendo al subdirector esta vez, rodearon los pasillos. Contó a veinte de ellos esta vez.

En una situación tensa como esa, el Hombre del Jardin se basó en su experiencia de escenarios similares para analizar los objetivos de estos oficiales.

Estaba siendo superado en número y superado en exceso, y no había duda de que era un objetivo meditado, pero no mostraban ninguna arma. Si lo iban a rodear así, también deberían mostrarle cómo iban a matarlo. Si ese era su plan. Pero si ese no fuera…

"Ven con nosotros." Uno de ellos, la mujer de cabello castaño con el suéter de cuello alto, la Doctora Sudoe, exigió.

El Hombre del Jardin volteo la cabeza para ver primero a los otros miembros de la banda de amotinados de Petrushev. La mayoría no miró hacia atrás, volteándose o mirando hacia abajo. El Dr. Sudoe no se dio vuelta. Ella estuvo personalmente involucrada en el golpe de Petrushev.

Poniendo sus manos en sus bolsillos, obedientemente asintió hacia Sudoe. Rápidamente convergieron a su alrededor como una membrana protectora, llevándolo a un corredor hacia el oeste y adentrándose en su territorio.

Estaban a unos diez pasos de la oficina del Asistente del Director Petrushev cuando Sudoe le ordenó sentarse en un banco y esperar allí. El débil ruido de una discusión en el otro lado de la puerta de Petrushev fue audible para él. Alguien más estaba dentro, intercambiando vitriolo con el director. La mitad de los otros oficiales se dispersaron para crear un perímetro en los pasillos cercanos.

El Dr. Sudoe estaba sentado en un taburete, apoyado en la barandilla que daba a los pisos inferiores. Ella estaba frente a él. Siempre hubo una diferencia en el manierismo de alguien que hizo y no quiso comenzar la conversación. Previsiblemente, el investigador rompió el silencio y preguntó: "¿Qué ves en Lambridge, para que tu lealtad este con él?"

El Hombre del Jardin respondió: "Si me permite devolver la pregunta, doctor, ¿qué le molesta que sirva al director diligentemente? ¿Soy una preocupación para el señor Petrushev?"

"No." Sudoe dijo fríamente, pero obviamente era una farsa. "Por el contrario, su sentido del deber hacia el director de esta instalación será un cumplido cuando se elimine a Lambridge. Usted…servirá al director de esta instalación, ¿no?"

The Hombre del Jardin devolvió la amenaza velada con un simple asentimiento. El médico no recibió esto bien, a juzgar por su rostro, y mantuvo su silencio por el resto de la espera.

Mientras tanto, la discusión dentro de la oficina de Petrushev había crecido en intensidad. Hubo sonidos de vidrio rompiéndose. La doctora estaba mirando cautelosamente hacia la puerta de la oficina, preocupada por la violencia. Alguien, no Petrushev, estaba gritando muy fuerte ahora.

Finalmente, la otra voz había declarado en voz alta, "¡Dispárame! ¡Dispárame! ¡O te dispararé primero y no pararé!" Más vidrio se rompió en pedazos. Una silla arrojada golpeó una pared. Petrushev estaba gritando salvajemente, luego hubo un ruido fuerte y continuo, que dedujo era de una escopeta que se disparó repetidamente.

Cuando el bombardeo se detuvo, algunos de los oficiales llegaron al frente de la puerta, esperando que alguien llamara. La voz de Petrushev les dijo que entraran. El Doctor Sudoe se levantó para unirse a los demás. Le dijo al Hombre del Jardin que la siguiera adentro.


El interior de la oficina de Petrushev estaba en caos. Piezas rotas de una gran lámpara de escritorio estaban en el piso. Los papeles estaban esparcidos. La carcasa de bala brilló a la luz de la última lámpara de pared. El Hombre del Jardín vio la gruesa pata de la silla arrojada apuntando al pie de alguien que estaba acostado y no se movía.

El cuerpo del Dr. Ilyev fue brutalmente salpicado en la pared con solo la cara suficiente para ver el enojo en sus ojos. Su mano derecha estaba colocada sobre su cabeza, agarrando su equipaje de mano.

El Hombre del Jardin echó un vistazo al cadáver de su colega y luego se giró para ver al asistente del director parado triunfante frente a su escritorio. No dijo nada cuando Petrushev dio media vuelta y se sentó, ajustando lo que quedaba de su escritorio. Miró a su invitado atentamente.

"¿Qué crees que pasará si no te sometes a mi autoridad aquí?" Preguntó amenazante.

El Hombre del Jardín miró hacia atrás y vio dos filas de agentes de Petrushev observándolo, vistiendo sus armas visiblemente. Se volvió para mirar a Petrushev. El director le estaba enseñando los dientes. Su primitiva muestra de dominio no se perdió en él.

"Deja a Lambridge. Únete a mi grupo y convertiremos esta instalación en una potencia de armas anómalas. Solo mis fuerzas tienen el coraje de hacer lo que se debe hacer".

El Hombre del Jardín se adelantó, mirando directamente a Petrushev, y dijo: "Muy bien. Tiene mi apoyo. Mataré al Director Lambridge una vez que regrese a su oficina".

El director Petrushev permaneció en silencio por un momento antes de decir. "Esto es extraño. ¿No vas a defender tu lealtad con él en absoluto?"

"Te dije antes que mi lealtad es con quien sea que tenga el mayor reclamo sobre el sitio. Esta mañana, el Doctor Sudoe y sus colegas oficiales dejaron en claro que la gente se ha unido a usted. Con Ilyev como responsable, el Director Lambridge ya no tiene una fuerte presencia en el Departamento de Investigación, por lo que los científicos se unirán a usted también. El resto se unirá o morirá cuando su grupo lo crea conveniente. ¿Su victoria de hoy no es suficiente?

Petrushev negó con la cabeza. "Ya veremos, Pero!" Su rostro se iluminó. "Siempre te he considerado un técnico de buen gusto y confiable. Es una lástima que Lambridge no reconozca tu valor. ¡Ven aquí y toma el vino de mi gabinete!"

El Hombre del Jardín cumplió diligentemente, abriendo el gabinete de Petrushev. Hubo una variedad de vinos para elegir entre muchas de sus bodegas. Cogió uno de su agrado, descorchó la botella y vertió las copas que Petrushev había comprado. El Doctor Sudoe tomó una bandeja con las copas y entregó a cada uno de los oficiales dentro de la habitación una quienes las tomaron con gratitud.

El director se puso de pie. Dio su primer brindis por la victoria de su partido. Su segundo brindis fue una celebración para la salud del Director Lambridge. El tercero fue para los oficiales, y el último fue para su compañero más nuevo.

El Hombre del Jardín sonrió, olió el vino y bebió el vaso de un sorbo.

Cuando terminaron de beber, el director dio otro discurso para inspirar a los oficiales, con el Hombre del Jardin a su lado, y luego despidió a todos para llevar a cabo la siguiente fase de su toma de control. Petrushev se despidió del Hombre del Jardin, que salió de la oficina con una sensación de calor en el estómago.


El Hombre del Jardin miró al Director Lambridge con un matiz de tristeza. Sin sospechar ninguna amenaza en su contra, el director continuó estudiando minuciosamente el contenido de su escritorio, pidiéndole ocasionalmente que se sirviera dos vasos.

Mientras Lambridge escribía, se detuvo bruscamente y se sentó en silencio. El Hombre del Jardin notó esto y fue a mirar la expresión de su superior. Los ojos dilatados de Lambridge estaban mirando al escritorio. Estaba sudando a pesar del aire acondicionado.

"¿Pasa algo, señor?"

El director no respondió.

El Hombre del Jardín preguntó de nuevo.

La cabeza del director se sacudió hacia él. Dijo, en silencio, con complicidad, "Confío en ti, mi amigo, que la próxima vez, diluirás el veneno en este vino con más cuidado. Si voy a ser inmune a sus efectos, tengo que probar el veneno. Además, menos cerezas. Tus caquis eran una mejor combinación".

El director lanzó una pequeña y delicada risa.

El Hombre del Jardín sonrió y dijo: "Disculpe, Director. Sabe que escaseo de ese veneno, considerando lo que acabo de usar".

"Muy bien hecho. Gracias". Lambridge le dio al Hombre del Jardin una mirada amable.

El Hombre del Jardin se inclinó. "Por supuesto señor." Luego se mantuvo un poco más frente a él y dijo. "No esperábamos las acciones del Dr. Ilyev esta mañana, ¿verdad?"

"No." Lambridge dijo, tristemente. "Fue torturado por dentro durante años. Mañana le repararé a su familia".

"Era mi amigo. Mi agradecimiento, señor". El Hombre del Jardín dijo.


A la mañana siguiente, en un lugar vacío en el jardín de la instalación, el Agente Egunov y el Hombre del Jardín terminaron de remover la tierra sobre el cadáver hinchado de Petrushev. Habían enterrado a diecinueve oficiales en total, incluidos Ilyev y Sudoe. Pusieron a seis de los oficiales de Petrushev en cada parcela, una tumba poco profunda, y cavaron una adecuada únicamente para Ilyev. El cadáver de Petrushev quedó expuesto al aire libre durante más tiempo, por órdenes del Doctor Sokolov, el reemplazo de Ilyev.

El Hombre del Jardin descansó contra su pala. Al ver la nueva cicatriz en la frente de Egunov, cuidadosamente preguntó cómo la había conseguido.

"Klaus no estaba en la armería". Egunov dijo, todavía molesto por la muerte de Ilyev. "Pasé un tiempo tratando de encontrarlo allí. En cambio, cuando volví, encontré al Agente Paelfang en la puerta. Iba también contra Lambridge".

"¿Entonces peleaste contra él? ¿Sin un arma?"

Egunov sonrió como si se diera cuenta de que era una idea tonta. "Puños desnudos. Y luego sacó un cuchillo".

El Hombre del Jardin negó con la cabeza. "Qué idiota." Se puso en cuclillas, inspeccionando la suciedad amontonada en la tumba. Luego le preguntó al agente dónde estaba Paelfang ahora. Egunov respondió que escuchó que había desertado del sitio. Egunov lo vio sacar una bolsa del bolsillo de su camisa. Al reconocer la bolsa, se quedó en silencio mientras el Hombre del Jardín hacía agujeros en la tierra y, recogiendo las semillas en la bolsa, comenzó a dejarlas caer en la tumba.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License