Protege lo que Amamos
Puntuación: 0+x

Rafael estaba frente a su espejo, con las manos colgando en el aire, los ojos en blanco. Dorian vio que estaba volviendo en si, pero había detenido su gesto, en un pensamiento profundo. ¿Tal vez remordimiento?

Se acercó, pero Rafael hizo como si no se hubiera dado cuenta, y en verdad, era el caso. Estaba sumido en sus pensamientos. Cuando el reflejo de la cara de Dorian apareció en el espejo, Rafael saltó, sorprendido, luego su rostro se convirtió en una máscara de desprecio.

- "¿Qué quieres Dorian?"

- "La verdad."

Los ojos de Dorian se agrandaron cuando vio la cara de desprecio de el. Dio un paso atrás con temor de que su interlocutor intentara matarlo. Rafael lo notó y, hablándole en el reflejo del espejo, le preguntó con violencia:

- "Así que, ¿crees que soy yo?"

- "¿Ese no es el caso?"

Rafael suspiró y se volteo, poniéndose frente a él.

- "Tu has estudiado perfectamente el perfil psicológico del asesino. Pero creer que soy yo, es casi … "

Vaciló un momento y luego su rostro se puso triste de repente.

- "…hiriente.

- "Lo dijiste tú mismo" - dijo defendiendose Dorian - "estudié perfectamente el perfil psicológico del asesino. Narcisismo, sentido de la estética…"

- "Esteticismo y puesta en escena" - agregó Rafael. Pero no tiene ningún sentido saberlo. Si quieres saberlo todo, te puedo decir quién es."

Dorian lo miró sorprendido mientras Rafael contenía dificilmente su tristeza y terror, pero se resistió, no queriendo colapsar ante el que amaba a pesar de todo. Dorian se acercó y le preguntó:

- "¿Quién es?"

- "Alguien que se parece a mí más de lo que quisiera."

Los ojos de Dorian se abrieron con horror y salio de ahi, para prevenir a Sophie. Rafael suspiró, plagado de una intensa culpa, fue a la habitación de Gabriel.

- "¿Gabriel?"

- "¿Qué es Raf?"

Este último se sentó en la cama junto a él. Una lágrima corrió por su mejilla, ni siquiera se molestó en limpiarla.

- "¿Gab? ¿Hiciste esto?"

Gabriel no respondió, demasiado ocupado haciendo el diagrama del sistema nervioso de un murciélago. Raphael se acercó.

- "Te enseñé a decir la verdad, Gab…"

- "Es hermoso, ¿verdad?"

Rafael pensó estúpidamente que su hermano habló de su dibujo, pero Gabriel lo arrojó sobre la mesa y luego se volvió hacia su aturdido hermano.

- "Es hermoso, ¿verdad?" - repitió.

- "Es…"

Rafael vio en los ojos de Gabriel el deseo de complacerlo, el deseo de que su hermano, que se había convertido en su modelo, se sintiera orgulloso de él. Rafael reprimió un sollozo. Todo era su culpa, Gabriel siempre había tratado de ser como él tanto como fuera posible. Por desgracia, había cruzado una línea que él mismo no se había atrevido a tocar. Nunca hubiera podido matar a un hombre por ninguna otra razón que no fuera por órdenes.

- "El arte es arte" - respondió Rafael con el tono más convincente posible.

Una genuina sonrisa iluminó su rostro. Rafael se tragó sus lágrimas.

- "Pero…tengo una pregunta…"

- "¿Sí?"

- "¿Por qué él?"

Gabriel se encogió de hombros.

- "Cualquiera hubiera estado bien. ¡Pero tu lo viste! ¡Dijiste que era hermoso, que el que lo hizo era un profesional!"

Rafael también recordó que había dicho que el asesino estaba en la sala, observando las reacciones de todos. Él no estaba equivocado. Hubiera dado cualquier cosa por estar equivocado en ese momento. Quería que todo fuera una mala broma o un sueño.

Pero, por desgracia, era la triste realidad, y después de James, Rafael iba a perder a la única persona que realmente quería.


Sophie no se dignó mirar a Dorian cuando éste le advirtió sobre la identidad del asesino. Ella levantó la vista, pensando. Luego tomó el teléfono de su escritorio.

- "Dr. Henry, tengo que hacerlo. Tendré que advertir al Alto Mando, tendran que tomar medidas…"

- "¿Qué será de la célula?"

- "Yo…"

Por primera vez en su vida, Sophie no supo qué decir ni qué hacer. Llamó al Alto Mando, obedeciendo órdenes. Dorian se sentó frente a ella. Una mirada es suficiente para que Dorian entienda que necesita su ayuda para salvar a Gabriel y la celda.

Cuando el Alto Mando supo quién era el culpable, sus palabras fueron:

- "Bien. Enviaremos a alguien de confianza que sepa cómo eliminarlo de manera efectiva y discreta. No tomen mas medidas. Si cooperan, la celda se mantendrá junto con todos los miembros que forman parte de ella."

Las palabras de Sophie fueron esas que Dorian le susurró:

- "Gabriel puede tener un cociente intelectual muy por encima del promedio, pero tiene la actitud y el comportamiento de un niño. Él no es consciente de sus acciones.."

- "Más razón para eliminarlo."

- "Si hacen eso, destruiran la celda, Rafael no aguantará…"

- "Aguantará o será reemplazado inmediatamente."

- "Colóquelo al menos en un establecimiento especializado."

- "Es culpable de alta traición. La Insurgencia no nesecita traidores entre sus filas."

El tono fue sin apelación. El Alto Mando colgó en la nariz de Sophie, quien miraba desconcertada a Dorian.

Ella tartamudeó.

- "¿Cómo se atreven?"

- "Son monstruos…"

Vaciló, luego viendo que Sophie finalmente tenía un poco de humanidad en ella, continuó.

- "A diferencia de nosotros."

La cara de su director se animó un poco y luego se puso sería de nuevo. Se volvió a poner su máscara.

- "La unidad NightWatch. Ellos son a quienes enviarán. ¡Ahora vete!"

Élla no tuvo que repetirlo dos veces.

Sophie suspiró. La noche iba a ser larga para la Celda Arcanum.

Abrió un cajón y sacó una jeringa y un matraz.

Ella se hundió en la oscuridad. La noche iba a ser larga, pero no la viviría. Ella se durmió esperando que su celula todavía estuviera despierta al amanecer.


Dorian llegó sin aliento frente a la habitación de Gabriel. El sol se estaba poniendo y con la noche llegó la amenaza. Rafael había cerrado la puerta. Cuando lo vio, su rostro se oscureció, viendo el aire mortal de Dorian.

- "¿Qué pasa?" - le preguntó a Dorian.

- "NightWatch."

Raphael no pudo ocultar un gemido. Dorian quería consolarlo y se le acercó, pero Rafael lo apartó.

- "Déjame…"

Abrió la puerta de la habitación de Gabriel, quien estaba profundamente dormido.

Dorian hablo en voz baja.

- "No es tu culpa…"

- "Yo fui quien lo crió. Por supuesto es mi culpa. Estaba ciego a su agitación interna…soy una mierda de interrogador."

- "A menudo estamos ciegos con aquellos que amamos."

Rafael encontró con la mirada de Dorian.

- "Yo estaba ciego y asustado."

Rafael asintió en silencio, incapaz de hablar. Dorian decidió dejarlo solo, sin saber qué hacer para aliviar su dolor.


Dos horas más tarde.

Rafael miró tristemente a su hermano, que estaba durmiendo. De repente, sintió una presencia detrás de su espalda a pesar de que no había hecho sonido alguno. Los hombros de Rafael se desplomaron y tomo una decisión.

- "Sé por qué estás aquí. Debes saber que lo evitaré."

No podía luchar, pero no dejaría a su hermano ante el famoso comandante de Nightwatch sin luchar, además de sentirse personalmente responsable de que esto ocurriera. Rafael escuchó un suspiro de cansancio.

- "Si estás listo para morir, que así sea".

Rafael se volvió y saltó a la garganta de su oponente. Este último lo esquivó y, agarrándolo por los hombros, lo arrojó contra la pared.

Jeffrey lo miró con ojos plateados y su boca hizo una mueca.

- "No luches. Tengo ordenes."

Rafael no hizo caso y, agarrando un bisturi que yacía en la habitación de su hermano, se preparo para luchar. Jeffrey suspiró de nuevo y luego desenvainó su estoque. Raphael pensó que había terminado, pero se quedó atónito cuando el comandante de NightWatch lo dejó en el suelo.

- "Igualdad en valor, igualdad en armas", dijo.

Él sacó una daga tan negra como la noche. Rafael se arrojó sobre él con enojo. Sus lágrimas la cegaron cuando Jeffrey la esquivó de nuevo. Rafael no pudo alcanzarlo. Jeffrey no intentó matarlo, no era su misión. Rafael se dio vuelta y apretó el bisturí con sus manos blancas.

- "¡No lo toques!

- "¿Y por qué no lo haria?" - dijo Jeffrey respetuosamente.

- "Porque él es mi hermano. Yo protejo a aquellos que amo."

Jeffrey, que se dirigía a la cama, se detuvo. Gabriel se despertó y gritó. Rafael le ordenó que se callara mientras que Jeffrey parecía inmerso en pensamientos intensos. ¿Enemigo o aliado potencial?

De repente, Jeffrey guardó su daga y sacó un teléfono.

- "¿Lawrence?"

- "¿Sí Comandante?"

- "Necesito la solución C45."

- "Sí, señor."

- "¿Y Lawrence?"

- "¿Sí señor?"

- "Lo necesito. Inmediatamente."

Jeffrey colgó, sin esperar la respuesta de Lawrence. Rafael lo miró sin comprender. El comandante se le acercó y le tendió la mano. Raphael la miró atónito y luego la tomo.

- "Yo también protejo al que amo. Tienes corazón."

- "Con el mismo coraje y los mismos brazos" - repitió Rafael.

- "Igualdsd en valor, igualdad en respeto. "

Jeffrey salió y regresó después de unos minutos con un vial y una jeringa. Rafael quería intervenir, pero el Comandante lo tranquilizó.


Al día siguiente por la mañana.

Gabriel estaba resolviendo un rompecabezas por enésima vez. Una niña le prestaba atención. Sorprendido su mirada, Gabriel la miró y le sonrió. La niña solo tenía doce años. Los círculos enmarcaban dos ojos tristes mientras ella se escondía en sus mangas cicatrices demasiado cortas, marcas de su psicosis. Una enfermera que pasaba, sorprendida por el interés de Gabriel por la adolescente, le preguntó:

- "¿Qué sucede, Sr. Lightson?"

- "¿Quién es élla?", Preguntó, señalando la barbilla de la niña.

- "Esta es la Sra. Henry. Puede ir a verla, eso de seguro la complacerá…"


Àtencion al Personal

Hola o mejor dicho, buenas noches querida Sophie Alètheia.

En primer lugar, quería informarle que su informe en el reciente caso de asesinato en la Base-02 nos ha sido de gran ayuda, y que Comando Alfa ha tomado las medidas necesarias para garantizar que esto no vuelva a ocurrir. Nunca más. También quería expresar mis sinceras disculpas por el despido repentino de un miembro de su célula. Fui personalmente responsable de tratar este asunto, y el mensaje fue muy claro, no fue posible ninguna ambigüedad, así que tuve que actuar, aunque no me gustó la elección que hice, no me quedó de otra. Tenga en cuenta, sin embargo, que no he olvidado el pasado, y que su compañero no llego a sufrir ningún daño. Tuve que o amnesteciarlo, o eliminarlo de la Insurgencia. La misión se debía concretar, lo siento. Toma esto como mi pago por una deuda del pasado, un favor que te hago, o solo una señal de apoyo contra lo absurdo del sistema si te suena. NightWatch ha ayudado a Arcanum y espera que en la situación opuesta, podamos contar contigo.

De todo corazón, atentamente

Cm. Jeffrey Lightning

¿Te atreves a entrar en la oscuridad?

Sophie rompió la letra en pequeños pedazos mientras pensaba en lo que acababa de leer. Gabriel estaba sano y salvo, la celda se salvó.

Sin embargo, le preocupaba una cosa: la Celula Arcanum ahora le debía una al Equipo NightWatch.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License