Presa
Puntuación: 0+x

Ella había asistido a ese pequeño discurso con una sonrisa en los labios. Ella estaba feliz de encontrarse por fin con quién la había salvado después de todo este tiempo.

Tres meses. Ella había estado entrenando incansablemente durante tres meses. Los meses más largos de su vida para estar aquí. La carta de NightWatch invitándolo a ser reclutado fue entregada personalmente por el legendario Comandante Lightning. Ella había pasado tres meses preparándose para este día.

Ella no tenía muchos amigos. Admitía que solo había estado jugado durante su entrenamiento. Se había convertido en una "Pequeña Perra", pero no le importaba, era lo que quería. Este apodo le había sido atribuido por un recién llegado que se había unido casi al mismo tiempo que ella.

Él quería entrenar con ella y ella dijo que no. Desde entonces, la consideraba una rival y la odiaba más que a nada. A ella no le importaba.

Ella se había sentado en la oscuridad. No podría haber dicho que estaba lista, pero nadie podría decir lo mismo de los demás.

Para el final del discurso, ella había salido corriendo de la habitación.

Ella se había dicho a sí misma que tenía que estar preparado para matar a todos en la habitación, pero mientras caminaba ella había reflexionado. Él había dicho que solo teniamos que sobrevivir, no que tengamos que matarnos unos a otros.

Ella de había encontrado con otro agente que seguía con vida.

- "Tenemos que sobrevivir, pero no matarnos unos a otros, solo tenemos que esperar. Ponen a prueba nuestra capacidad de sobrevivir por nuestra cuenta, quieren saber si estamos tomando las decisiones correctas. Formemos una alianza."

- "¡De acuerdo!"

Luego, poco tiempo después, un tipo que parecía querer apostar por la fuerza y ​​que no había llegado a la misma conclusión que ellos, los había escuchado y decidió perseguirlos.

Así es como habían terminado aqui. Estaban escondidos. No podían moverse rápido, de lo contrario serian detectados. Y perder a su perseguidor seria una tarea difícil.

Entonces, llegó el momento fatídico.

Había un punto muerto no muy lejos, y para esquivar al psicópata con el cuchillo, tendría que tener mucha suerte.

Entonces, sonó un disparo.

Su aliado saltó y lanzó un pequeño grito.

Su perseguidor, que estaba a unos metros de distancia, se volteo hacia ellos.

- "¡Los encontre!" - dijo con una sonrisa.

Ella se alejó lentamente. Su aliado se dio vuelta para huir, pero ella lo hizo a un lado.

- "¿Estás planeando dejarme?" - murmuró, sorprendido. - "Maldita sea, ¿no podrías distraerlo como estaba planeado?"

Ella sonrió. Al menos se lo merecía.

- "Estúpido. De todas formas iba a enfrentarme contigo" - dijo antes de salir corriendo.

Estaba muy lejos cuando los gritos se callaron.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License