El Sobreviviente
rating: +1+x

En los niveles más oscuros de una instalación sin nombre en el medio del Desierto de Gobi, había un sótano sin tocar por todos los demás, conteniendo la última esperanza de una ambición olvidada, y esa esperanza estaba encerrada dentro de un sarcófago congelado, esperando su relanzamiento en el mundo.

Si tuviéramos que abrir el sarcófago hoy, lo encontraríamos vacío, porque el ser que antes estaba dormido dentro de él estaba ahora en camino hacia la escalera, desnudo y todavía tiritando por la unidad de contención criónica y no enojado en lo más mínimo sobre el hecho de que nadie se había molestado en guardar un conjunto de ropa cuando fue enterrado por primera vez.

Obtuvo una escopeta, sin embargo, y usó eso para destruir la puerta luego de intentos de salida menos violentos.

El hombre dio su primer paso hacia la luz del búnker subterráneo y aprecio percibir el olor a pino mohoso con el que estaba familiarizado antes de su largo sueño. Pero entonces captó el olor del fuego y el sonido de una alarma del pasillo principal. El sonido de la alarma era peculiar ya que era como un largo y prolongado rebuzno, como si sus baterías se estuvieran quedando sin energía.

Salió del pasillo olvidado y encontró el brillo cálido y naranja del fuego descontrolado que se reflejaba en las paredes con forma de huevo más notables a su derecha. Fuera de ahi, podía ver que algo estaba ardiendo.

Ahora, el hombre, que todavía estaba desnudo, caminó lentamente hacia la pila en llamas. En el camino, encontró una bata de laboratorio encima de una máquina expendedora. Sintiéndose muy cálido, y también sintiendo que la circulación regresaba a su miembro más delicado, sin pensarlo lo tomó y se la puso. No había una etiqueta de identificación, pero al usarla sintió que una vez le perteneció a alguien importante. Tal vez porque lo estaba usando ahora también sería importante. ¡Lo cuál era!

Se dio cuenta de que no podía recordar nada y que necesitaba obtener la información para saber qué se suponía que debía hacer. Sin embargo, no había nadie a su alrededor, y sin alguien que lo ayudara, se imaginaba muriendo allí solo, a menos que pudiera salir de allí y emerger a la superficie.

Frenéticamente, comenzó a correr, tomando izquierdas y derechos al azar, esperando que la oportunidad lo guiara a una escalera, escalera mecánica o elevador hacia arriba. Le tomó cuarenta y cinco minutos de su propio juicio para darse cuenta que su método de escape era ineficiente; durante otros cuarenta y cinco o cincuenta minutos trató de encontrar una salida explorando metódicamente el diseño del nivel subterráneo, hasta que estuvo demasiado cansado para continuar y colapsó afuera de una habitación cerrada que era la oficina del Sr. 'Gone Fishing'.

Fue muy fácil para él caer en la desesperación en ese punto, porque el hombre no solo estaba desnudo, sino también hambriento y sediento. Además, recordó que era un adicto a ciertas drogas, y la ausencia de sus sustancias favoritas en su sistema estaba conduciendo a la abstinencia. Él comenzó a gemir. Luego, tomó una siesta.

Cuando abrió los ojos, el hombre cerró los ojos. Distraídamente registrando que esto era anormal, descubrió que estaba en algún lugar encima de su cuerpo físico real, y que se miraba a sí mismo, lo cual sería una experiencia notable, que se complicó al darse cuenta de que su forma física estaba agonizando. Su piel estaba muy pálida y su boca comenzaba a formar espuma alrededor de los bordes.

Presa del pánico, intentó volver a entrar en su cuerpo, en un proceso que no sabía cómo. A diferencia de las caricaturas, su "fantasma" no podía "reingresar" a su cuerpo "nadando" en él. Prácticamente golpeaba su cuerpo con la cabeza hacia adelante y hacia atrás; por lo que estaba viendo, era como una cámara que se acerca y aleja espasmódicamente.

Por más sobresaltado que estuviera, después de unos momentos de mirar fijamente su cuerpo inmóvil, había aceptado el hecho de que acababa de morir.

Muy rápidamente, también, el fantasma del hombre se dio cuenta de que su forma inmaterial puede pasar a través de la materia sólida, y así lo hizo.

Salió a la superficie del mundo en un área de trabajo grande, en su mayoría vacía. No había nadie alrededor, y aparte de los cubículos que estaban tan silenciosos como los muertos, había poco que le interesara. Parecía haber despertado en una era abandonada.

Su "fantasma" permaneció allí por un minuto hasta que pudo "oír" el sonido indudable de alguien caminando cerca. Como una fuerza de hábito, rápidamente se movió detrás de un gabinete, agachándose (o arrugándose, en su nueva forma de fantasma). Esperó a que la fuente de los pasos entrara a su campo de visión, esperando que de alguna manera lo ayudara a recuperar su memoria.

¡Qué situación tan terrible, sin embargo! ¡Él estaba muerto! Los recuerdos físicamente almacenados en su cerebro ahora eran inaccesibles y sin su cerebro no podía recuperar sus datos perdidos. Además, se preguntaba por qué todavía podía pensar, sentir y conservar su personalidad a pesar de ser incorpóreo, y todas las otras tonterías que recordaba sobre el alma, la conciencia y la vida después de la muerte. No había lugar para pensar en aquellos en su línea de trabajo.

Una figura hizo su camino más allá de su posición, y el fantasma del hombre vio a la persona de aspecto ordinario entrar en el segundo cubículo a la derecha. Sintiéndose abatido, y también curioso, salió de su escondite y entró en el cubículo, aunque no antes de "nadar" hasta el techo para ver quién estaba dentro de los otros cubículos. Cada uno - vacío.

Su curiosidad lo llevó a examinar a la persona, posiblemente un investigador, más de cerca. Era, una vez más, un hombre de aspecto ordinario con cabello castaño y rasgos caucasicos, posiblemente a finales de sus veinte. Tenía el cabello limpio, una altura promedio y zapatos marrones. Su semblante era jovial y daba la impresión de una personalidad muy despreocupada y sin problemas.

Algo se agitó en el equivalente del hombre fantasma de un cerebro. Casi impulsivamente, su forma espiritual se precipitó hacia el hombre físico como si tratara de atravesar la materia sólida, excepto que no se encontraba en el otro extremo del cuerpo. Por el contrario, él (el hombre fantasma) descubrió que estaba frente a otro lugar cuando acababa de enfrentarse al hombre hace un segundo. Intentó "nadar" nuevamente, pero se cayó del asiento.

Los siguientes minutos pasaron en una imagen borrosa, y podrían describirse de esta manera acertadamente caótica: había poseído al hombre, y ahora era el piloto de su cuerpo físico. Se sacudió hacia adelante, golpeándose el puente de la nariz contra el borde del escritorio y sintiendo un dolor muy agudo. Tuvo un ataque de movimientos epilépticos, evidente por el espasmódico movimiento de sus ojos y la caída de su silla y varios instrumentos de escritura de su mesa. Escuchó, o juró haber oído, hacer clic en su (nuevo) cerebro, seguido de una sensación de "neuronas crispadas" y "una potencial guerra eléctrico-conflictiva" en sus sinapsis. Se encontró cara a cara con el hombre, gritándole, solo para que la emoción desapareciera y fuera reemplazada por una expresión con la que pudiera reconocerse. Él había matado al hombre, y la cara que acababa de ver era su alma siendo suplantada con la suya.

Y tan repentinamente como secuestró el cuerpo del investigador, se encontró de nuevo en el asiento, respirando pesadamente. El peso de los pulmones era diferente al de su cuerpo original.

Tardó muchos minutos en recuperar su orientación, lo cual fue sacudido por esta nueva posesión, y luchó por pensar con sus propios pensamientos, ya que algunos todavía estaban congelados en el cerebro por la administración de su anterior dueño. Pensó en un gato, una dirección, pornografía y muchas otras cosas en las que nunca había pensado. La dirección era el departamento del investigador. Sin un recuerdo del propósito del edificio, probablemente haya una pista encontrada en las pertenencias del investigador, si él y ellos trabajaban para la misma cosa.

Se puso de pie, caminando lentamente, y no encontró a nadie más en su camino hacia la salida, que estaba cerrada por una larga tabla de madera, que rápidamente se quitó. Sólo hasta que comenzó a descender la escalera del edificio se dio cuenta de que estaba en el medio de la nada en un desierto. Agotado, traumatizado y cansado, el hombre se derrumbó, su nuevo cuerpo cayó rodando por el resto de los escalones, hasta la sensación de arena caliente en su mejilla, despidiéndose del mundo consciente por un tiempo.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License