Comienza el Infierno
Puntuación: 0+x

Hola, o más bien buenas noches, dado el tiempo que es. Probablemente me conocen por nombre, reputación, tal vez por mi apariencia, pero no saben nada más de mí, mientras que yo sé todo sobre ustedes.

Quiero felicitarles, porque estan entre los agentes seleccionados para tener el inmenso honor de estar sentados en esta sala, en estas sillas, en la oscuridad, a las dos de la mañana.

Entonces, incluso si la mayoría de ustedes tiende a cometer errores modestos, todos son muy talentosos, ya sea en combate, infiltración, estrategia. Su trayectoria, su implacabilidad, su entrenamiento habla por ustedes: Son fuertes, disciplinados, eficientes, en resumen, soldados perfectos.

Bravo, son los mejores para seguir órdenes, y por eso, no le llegan ni a los tobillos de los menos competentes de mis hombres.

Como probablemente hayan entendido, NightWatch no es solo un Equipo mas, no nos importa demasiado hacer lo que nuestros lideres nos dicen. Si les ordenaran ladrar, ustedes lo haría de inmediato, sin pensarlo. A menudo se nos atribuye una frase, y es verdad: "no hay órdenes ni misiones, solo un objetivo y un blanco".

Como usted comprenderan, no se nos dan instrucciones, no seguimos los procedimientos, simplemente se nos asigna un objetivo, y hacemos nuestro trabajo. Hacemos las cosas a nuestra manera. Por ejemplo, tengo un estoque en mi mano, desenfundado, y si quisiera, podría matarlos a todos aquí y ahora.

No tengo nada en contra de ustedes, pero usted ya deberían saberlo, órdenes son órdenes, y aunque no entienda el porque debo hacerlo, no habría consecuencias, podría matarlos intencionalmente sólo para mostrar que su muerte no tendría repercusiones.

Es posible que intenten defenderse, que sería capaces de ver mi espada con mucho tiempo de antelación. Y yo respondería que todos los miembros de NightWatch tienen un arma personal única, hecga de un metal negro, que no produce ningun reflejo. Y me dirían que está oscuro, y que matarte sin fallar aunque sea una vez sería un milagro. Y les respondería que los efectos de las Lágrimas de Luna son permanentes en mi y que los veo a todos perfectamente.

Ahora lo entienden, NightWatch no es un Equipo como los demás. Además, se puede encontrar un cuchillo como ese en cada punto estratégico de la base. Base que, por cierto, ha sido vaciada de sus empleados sólo para nuestra entrevista. Ya sabes, NightWatch a menudo opera en las sombras, y cuando empieza la entrevista real, toda la base de datos se sume en la oscuridad.

Y la persona que está sentada en la parte de atrás de la habitación es mi segundo. Los que todavía estarán vivos para ver el amanecer se unirán a NightWatch.

Decidí darles 30 minutos de ventaja. Solo treinta minutos. Por desgracia, ella es menos paciente que yo. Tienen treinta segundos desde…¡Ahora!

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License