Ausente sin Irse
rating: 0+x

Los tres hombres se abrieron paso a través de los túneles rápidamente, sin prestar atención a lo que estaba detrás de ellos. Estaban cerca del pasaje que llevaba a la reliquia y lo sabían. El hombre que dirigía al trío, aunque estaba seguro de que sus cálculos habían sido precisos, temía que llegaran demasiado tarde.

Su falta de conocimiento estaba perfectamente bien con el dios. Trabajó en su beneficio. La intensa concentración de los hombres en encontrar la puerta le permitió correr tras ellos con poca preocupación por el descubrimiento. Esta vez, él había venido preparado para seguir a los hombres extraños donde quiera que fueran.

Las Ruinas del Emisario, como se conocía a estos túneles, habían sido, según la leyenda, un lugar de reunión para una tribu hace mucho tiempo, de quienes se decía que habían sido considerados dignos de la gracia del dios Hermes. Para mostrar su agradecimiento por su dedicación, se dice que le dio a la tribu su bendición, un poder piadoso que la tribu abusó más tarde, y pronto llevó a su abolición. Debido a esto, las ruinas solo fueron trazadas vagamente y rara vez fueron usadas por los nativos. Pero eso es lo que lo hizo ideal para el hombre que lidera el trío. No quería que sus esfuerzos secretos lo separaran de la Fundación con tal de ser descubiertos. No aún.

Esto, por supuesto, no había engañado al dios, que había estado observando a los hombres desde lejos durante bastante tiempo. Si vinieran aquí, solo podría significar que buscaban la reliquia que sería la clave para expandir su base de poder, un intento que tenia que ser detenido. Sabía que los hombres no estaban preparados para lidiar con la reliquia y el poder que representaba.

Hubo una vez una epoca, que el dios recordaba con cariño, que los dioses se mezclaron libremente con los de la Tierra. Pero esos tiempos pasaron hace mucho tiempo, vivían solo en la mente de unos pocos y en el corazón de muchas leyendas. Ahora los mortales eran particularmente vulnerables. Han progresado desde hace mucho tiempo de una manera que los conducen a la adoración de la industria. Las máquinas se habían convertido en sus dioses, y los humanos se habían divorciado del cuidado y conocimiento antiguo del Olimpo. El hombre que lideraba el trío parecía entender esta vulnerabilidad y quería usarla para su propio beneficio.

El dios hizo una pausa y abrazó suavemente la pared de tierra del túnel cuando los hombres entraron a una cámara redonda. La habitación estaba débilmente iluminada sin señales del paso a la reliquia. Tal vez los hombres habían llegado tarde y habían perdido la oportunidad una vez más. Qué satisfactorio sería informar al Olimpo que los hombres, que ya habían causado tantos problemas a los dioses, habían fracasado.

De repente, un sonido armónico de campanas llenó la cámara. El sonido, que no tenía una fuente específica, parecía provenir de todos los sentidos. Los túneles que se pensaba habían sido habitados por seres elementales, cuya música melifluosa era su firma. La música desorientó momentáneamente al dios, pero no le llevó mucho tiempo entender lo que todo eso significaba.

La luz inundó la cámara, fluyendo a través de una brillante abertura triangular que había aparecido dentro de un altar de piedra en el centro de la cámara. Tanto Hermes como los hombres escudaron sus ojos cuando la intensa luz atravesó la puerta. Los hombres habían venido preparados para el cambio, pero la luz intensa y el cambio de aire habían sido un shock, no obstante. Pero había poco tiempo para adaptarse. La puerta era una apertura temporal y fugaz. Aunque estaba prohibido que los dioses tuvieran alguna conexión con el mundo mortal otra vez, el dios sabía que tenía que intervenir. Entrecerrando los ojos contra el brillo, el dios vio como el líder del trío trepaba por la puerta, sus lugartenientes lo seguían de cerca. Corrió a través de la cámara, que reconoció demasiado bien, tan pronto como los hombres se perdieron de vista. Las campanas resonaron a través de él, la riqueza del sonido lo llenaba como un recipiente sumergido en agua. No quería irse, pero sabía que debía hacerlo. Él no tenía otra opción: era la ley.

Apartando los pensamientos de castigo, el dios estiró una pierna a través de la abertura triangular en la pared. Cuando vio un movimiento delante de él y un revoltijo de ruidos fuertes, rápidamente retiró su pierna, presionándose contra la pared. ¿Sospechaban que los estaban siguiendo? Si es así, todo había terminado para él. Sin tiempo para escapar, el dios, Hermes, sería encontrado, abandonado por los dioses, y perderia el poder sobre la reliquia para siempre.

El líder del trío salió de la puerta de la cámara. En la mano, sostenía la reliquia que Hermes conocía demasiado bien.

Cuando el hombre levantó la vara, el suelo se estremeció violentamente y, un momento después, un ensordecedor chirrido metálico atravesó la red de túneles. El hombre gritó por sus lugartenientes, pero no hubo respuesta. Hermes estaba nervioso, asustado incluso. Se suponía que no debería terminar así.

Rápidamente, Haos se giró y se puso de pie, huyendo hacia los túneles con la Vara de Hermes bajo el brazo. Hermes solo podía ver como el hombre salía de las ruinas. Suspiró, parpadeando fuera de la vista cuando la cámara se derrumbó a su alrededor.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License